La imaginaría es una de las manifestaciones del Arte Virreinal desarrollado principalmente en los talleres de arte, creados por varias ordenes religiosas, en las ciudades de Quito, Cuzco y también en el Alto Perú.